viernes, 25 de febrero de 2011

¿QUÉ OCURRE EN LIBIA?¿QUIÉN ES QUIÉN EN LIBIA?


La respuesta a esa pregunta es complicada por las dificultades para acceder al país y por la compleja vertebración tribal de la sociedad libia, pero es sin embargo posible esbozar los rasgos fundamentales de la pugna: en el bando del dictador permanecen su tribu, los Gaddadfa; y otro importante clan con puestos clave en las Fuerzas Armadas, los Magarha: servicios secretos, algunos sectores militares y grupos de mercenarios.

Frente a Gadafi, se alza un amplio, heterodoxo y desorganizado frente social, respaldado por la mayoría de la población, harta de la opresión. Este frente tiene el apoyo -junto a muchas otras- de la mayor tribu del país, los Warfallah, que cuenta con un millón de miembros en un país con seis millones de habitantes, de los cuales cerca de dos son extranjeros. En las filas de este bando luchan fundamentalmente jóvenes y miembros rebeldes de las Fuerzas Armadas.

Para entender lo que ocurre es necesario fijarse sobre todo en quién es todavía fiel a Gadafi: se trata de un bando reducido, frente a él, se yergue una rebelión con una base social muy amplia. Apoyados por esa base, quienes luchan contra el régimen son sobre todo jóvenes, armados a menudo con material de sectores militares rebeldes o desertores. Más allá de los enfrentamientos de estos días, es significativo notar que la mecha de la revuelta prendió sustancialmente en Bengasi, en el este del país, en una zona tradicionalmente hostil al régimen, con unas protestas organizadas por juristas y algunos intelectuales para denunciar la detención de un abogado.

A principios de esta semana, el frente rebelde sumó a sus filas un aliado fundamental. Representantes de la tribu Warfallah se pronunciaron públicamente contra el régimen, del que era aliada, condenando el uso de la violencia contra el pueblo como inmoral y antiislámico". Los líderes del grupo invitaron a Gadafi a abandonar el país.

Además del peso demográfico, la adhesión de los Warfallah es fundamental porque la tribu está arraigada en Tripolitania, región del oeste del país, la zona en la que el régimen ejercía un control más estricto.

El equilibrio tribal es de gran importancia estratégica en Libia, país prácticamente sin sociedad civil e instituciones estatales. Gadafi consolidó su poder con un inteligente juego de alianzas. El peso de los equilibrios tribales llegaba hasta el punto de nombrar en las Fuerzas Armadas a coroneles de una tribu responsables de una sección de artillería, sin darles la competencia sobre la gestión de las municiones, asignada a otro responsable de otra tribu, según relatan fuentes diplomáticas europeas. Pero sería un error interpretar todos los acontecimientos en clave tribal, estos fluyen en una dinámica que no se puede interpretar con categorías fijas.

Muchos interrogantes quedan abiertos. Destacan, entre ellos, la exacta situación de las Fuerzas Armadas (¿qué sectores siguen fieles?) o el papel que puedan estar desempeñando organizaciones islamistas, que en los noventa llegaron a representar un serio desafío al régimen antes de ser aplastadas.

Lo que está claro es que la actual estrategia de represión violenta de Gadafi ha tenido como resultado sumar nuevas adhesiones a la rebelión, que cuenta ahora con un gran respaldo popular.

Las principales tribus de Libia

- Warfallah. Se trata del clan con el mayor peso demográfico, al contar con alrededor de un millón de miembros. Sus líderes han pedido abiertamente a Gadafi que abandone el país.

- Magarha. Representa la segunda principal tribu en número de miembros. Tiene sus raíces en el oeste del país. Cuenta con importantes cargos en las Fuerzas Armadas y no ha abandonado el régimen.

- Gaddadfa. Es la tribu de la que procede Muamar el Gadafi. Tiene su epicentro en la zona del golfo de Sirte y gran poder en las fuerzas de seguridad, especialmente en la aviación.

- Los teda (también conocidos como toda o tubu) son un pueblo pastor-agricultor seminómada que habita en la parte oriental y central del Sáhara. La mayoría de la población ocupa las montañas Tibesti (frontera entre Libia y Chad), su piel es negra y pueden ser confundidos en la actualidad con los mercenarios llegados del sur del Sahara.