miércoles, 23 de abril de 2014

DIARIO DE UN EMIGRANTE TEMPORAL (DÍA 17)


De todos es sabido la ausencia de límites de velocidad en algunos tramos de las autopistas alemanas, pero no es lo mismo decirlo que verlo.

Puedo asegurar que incluso el no poner límites tiene sus límites, es decir que el límite es tu responsabilidad con respecto a los demás y facilidad de los demás a respetar la ausencia de límite. Algo dificil de ver en otras latitudes más al sur.

No quiero ni imaginarme el abrir tramos sin límites en mi lugar de origen. Seguro que acabaríamos acostumbrándonos como en Alemania, pero ¿Cuantas vidas costaría hasta llegar a las buenas costumbres?

Mucho por aprender.

Saludos Ñeros