sábado, 3 de mayo de 2014

DIARIO DE UN EMIGRANTE TEMPORAL (DÍA 23)

Despegando del aeropuerto de Munich

No se puede uno ir despidiendo mejor de mi anunciada emigración temporal sin nombrar las enseñanzas positivas que de todo viaje se pueden sacar.

Es toda un experiencia irse a trabajar fuera un tiempo y poder inmiscuirse en otras culturas. Es enriquecedor ver como en otros lugares se hacen las cosas o como se hacen mejor de otra manera. Creces personalmente en muchos aspectos cuando se experimenta la lejanía a los tuyos o a tu tierra. Te acercas sentimentalmente a quienes, en unas u otras circunstancias, hicieron, hacen o harán alguna emigración en sus vidas. Pero también aprendes a que si todo ese conocimiento adquirido no se trasmite no sirve para nada.

El caso es que en el aeropuerto de Munich estaba esperando en la cola de embarque cuando un señor que acercaba se cayó al suelo con la mano derecha en el pecho, rápidamente un compañero con conocimientos de primeros auxilios salió corriendo a ayudarlo, y nosotros hicimos que se avisase inmediatamente a emergencias. Antes de que la asistencia llegase (5 min.) aquel señor murió delante nuestro. ¿Pudo aquel señor trasmitir lo que había aprendido? ¿Nos damos cuenta de verdad lo rápido que puede llegar nuestro final? ¿Somos conscientes de lo importante que es trasmitir lo que aprendemos o lo que sentimos?

Trágica experiencia.

Saludos Ñeros.