jueves, 22 de enero de 2015

¿DONDE ESTÁ LA ARENA DE LAS PLAYAS DE AJO?

Si crees o notas que en las playas de Ajo o Isla falta arena, aquí tienes una explicación.


EL PUNTAL DE LAREDO SE MUEVE

El Puntal, así se conoce en Santoña y Laredo al extremo Norte del arenal laredano, siempre ha estado vivo pero con una movilidad casi inapreciable en lo que es el período de una vida
Sin embargo en los últimos 5 años allí ha habido un minicataclismo geológico, con sus arenas y dunas cambiantes como en esas cámaras rápidas de los años 20.
Todo empezó o coincidió con el nuevo puerto de Laredo, no se sabe si a manera de causa efecto o sólo como una simple casualidad astral. Las gentes de mar de la bahía, prácticos ellos, sin embargo se inclinan más por la primera versión.
Pero he aquí que, recién llegado este último verano, la Demarcación de Costas del Estado, sin mediar explicaciones técnicas que informaran del por qué de esos movimientos en la costa, efectuó una masiva reconstrucción de las dunas del Puntal con medios insólitos que incluían una superdraga traída de Dinamarca y con aportaciones gigantescas de arenas, succionadas nada menos que en la costa de Ajo.
humana.
Total 1.900.000€ de coste que el primer envite otoñal de la mar, con una resaca sólo venial y no de aquellas de Enero último, se ha tragado arena, dunas y euros. La arena de Ajo está ahora en el fondo de la bahía cegando barras litorales y marismas mientras los ingenieros responsables de esta decisión han roto el equilibrio de los sedimentos de toda la submareal de la zona, incluyendo los espacios marinos del Parque Natural. Casi nada!
Donde sólo había un problema, el Puntal en regresión, ahora hay dos: el Puntal que no para de retroceder y la bahía cargándose de arenas foráneas.
La realidad del Puntal al día de hoy, mañana no se sabe, es que ha cambiado su punta desde la orientación Norte de siempre a la orientación Noroeste que mira a Montehano, creciendo a la vez de forma desconocida su parte de playa de sotavento de los vientos y mareas dominantes, junto al Club Naútico laredano. Podría decirse que el término municipal laredano en esa punta de playa no ha perdido superficie sino que sólo ha cambiado su forma.
¿Y qué hacer si la "solución" de este verano ha sido un derroche inservible de euros que se venía venir?
En el Ayuntamiento de Laredo se dice de hacer una escollera de rocas mientras los ingenieros de Costas siguen callados sin decirnos cuáles han sido las causas y por supuesto sin saber cuáles los remedios, visto su cegador triunfo de verano tan recordado en estas líneas.
Con el atrevimiento que nos da el ver los hechos en directo desde la privilegiada atalaya del Monte Buciero de Santoña, creemos que lo mejor es no hacer nada y dejar que el mar actúe libremente en el Puntal hasta que adquiera el equilibrio que alteró en el tiempo el nuevo puerto de Laredo. Mientras tanto sólo debe actuarse en dragar la canal de navegación lo imprescindible para que no haya riesgo alguno para el tráfico pesquero. Una vez llegado el final de los movimientos, será el tiempo de atender damnificaciones y reparaciones a perjudicados directos, ayuntamientos del bajo Asón incluidos, y de procurar remedios técnico-científicos a lo que quede tras la deseada estabilización del estuario. Pero, por favor, no gasten un sólo euro más a ciegas.
Todo esto y hacer una auditoría medioambiental independiente y transparente en la que técnicos solventes sean quienes determinen las causas del deterioro ambiental de la bahía y hagan seguimiento de los protocolos proteccionistas que hubo que hacer para las distintas obras marinas realizadas y, o no se hicieron o se hicieron mal.
Parece que ha llegado el momento, que nunca debió perderse, de respetar a la Naturaleza y jugar a su favor y nunca a la contra, porque ésta siempre gana.
Manuel Solana Gómez. Arquitecto
Pedro Valle Madera. Instructor de buceo submarino.
Santoña