domingo, 3 de mayo de 2015

JUNTA SIETE VILLAS, UNA, GRANDE Y FUERTE

Quien conoce la historia de la Merindad de Trasmiera sabe que estuvo constituida a su vez por varias entidades supralocales, sus cinco Juntas de origen medieval denominadas Cudeyo, Ribamontán, Siete Villas, Cesto y Voto, a las cuales se agregaron las Villas de Santoña y Escalante y el lugar de Argoños a partír del Acta de Hermandad firmado en el Valle de Hoz, el 28 de diciembre de 1579. A partír de ese momento Trasmiera celebró Ayuntamientos Generales, el último el 20 de junio de 1835, ya que la Constitución de Cádiz de 1812 y las leyes que se desarrollaron, dejaron sin vigor ni validez jurídica instituciones milenarias históricas como Trasmiera y sus Juntas.

En 1579 se estableció que Trasmiera "fuera toda una, y todos juntos hicieran fuerza y concejo" y el peso de la historia aun resuena en los descendientes de aquellos trasmeranos en concejo.

El caso nos lleva al presente. Aunque teóricamente podría darse la unión de la Trasmiera histórica en la actualidad, difícilmente podría conseguirse sin el interés mutuo de todas las fuerzas políticas de Trasmiera y Cantabria. Lo que sí sería más factible económica, política y culturalmente sería la unión de sus Juntas históricas.

La antigua Junta Siete Villas la componen los actuales municipios de Arnuero (2100 habitantes aprox.), Bareyo (2000 habitantes aprox.), Meruelo (1900 habitantes aprox.) y Noja (2500 habitantes aprox.)

Actualmente los ayuntamientos por separado son un cúmulo de despropósitos organizativos:

4 colegios, uno de ellos concertado con una multitud de rutas escolares de autobús caótica.
1 instituto de secundaria sin un transporte público.
1 centro de salud sin transporte público.
Ausencia de transporte público intermunicipal.
4 ayuntamientos y plenos municipales.
4 secretarios municipales.
Policía local solo para dos municipios (Arnuero y Noja).
42 concejales.
etc.

La unión de la Junta Siete Villas en un solo municipio está basada en la historia, 8.500 habitantes tendrían más peso específico a la hora de ser importantes en Cantabria, económicamente son todo ventajas, y solo el hecho de saber que en vez de pagar a 42 concejales y los plenos y comisiones de 4 ayuntamientos, pasaríamos a tener 13 concejales (29 menos) seguro que la gente se lo piensa.

Saludos Ñeros.